Ciudad de México y Estado de México pasan al Semáforo rojo ante la crisis que tiene múltiples hospitales saturados. Ordenan suspender actividades no esenciales por tres semanas. La medida afecta a un quinto de la población del país.

En mensaje conjunto, la jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum; el gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo; y el subsecretario de Salud federal, Hugo López-Gatell, anunciaron que pasan al Semáforo rojo a partir del sábado 19 de diciembre.

La situación es alarmante. Hay alerta por COVID-19, cerrarán las actividades económicas no esenciales a sólo una semana de Navidad.

El Semáforo rojo estará vigente por lo menos hasta el 10 de enero, así que serán tres semanas de máximas restricciones.

Y no es para manos, luego de que la ocupación hospitalaria en la capital del país llegó al 86%, el nivel más alto de la nación. Muchos centros médicos no están admitiendo nuevos pacientes al estar totalmente saturados.

En la Ciudad de México y Estado de México en conjunto viven casi 27 millones de habitantes, una quinta parte de la población de todo el país, quienes pasarán a las máximas restricciones de un día para otro.

Las actividades que seguirán permitidas:

*Venta de alimentos sin preparar y preparados, pero exclusivamente como servicio de entrega.

*Relacionadas con energía, transporte, manufactura y salud

*Servicios funerarios, financieros, de telecomunicaciones y construcción.

*Venta y fabricación de medicamentos, tanto en venta final como en la cadena de proveeduría.

*Talleres de reparaciones y refacciones.

*Relacionados con sectores tributario, seguridad, obra pública y agua.