SAO PAULO, Brasil.- El suicidio de un voluntario que participó en las pruebas en Brasil con CoronaVac generó el evento adverso alegado por la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) de interrumpir los estudios con la potencial vacuna contra Covid-19 de la china Sinovac. El martes se tomó la decisión de detener el ensayo clínico, a pesar de que el caso supuestamente no está relacionado con la vacuna.

El Instituto Butantan, responsable de las pruebas en Brasil y de la futura producción de la vacuna en el país, y vinculado al gobierno del Estado de São Paulo, a su vez, reiteró que el evento no está relacionado con la vacuna, y el presidente de la entidad, Dimas Covas , dijo que la decisión de Anvisa causó indignación.

Los funcionarios de salud de São Paulo dijeron que esperaban que Anvisa permitiera que las pruebas se reanudaran rápidamente. La agencia, sin embargo, no dio ninguna señal al respecto.