El día de ayer este medio de noticias llevó a cabo una entrevista con Uraz Arvizu Loya, entrenador en jefe del gimnasio ArLo Crosstraining para conocer el impacto que tiene el cierre de su negocio ahora que volvimos al color rojo en el semáforo epidemiológico por COVID-19.

Uraz comenta cómo fue el volver a los gimnasios después de la primera vez que estuvimos en color rojo; se les pedía obligatoriamente a los asistentes que llegaran con cubrebocas, al entrar sanitizaban sus zapatos, usar el gel antibacterial, y al estar adentro, cada persona tenía que permanecer en un área delimitada, las áreas estaban distanciadas entre sí. Al finalizar el entrenamiento se sanitizaba el área y las herramientas entre usuario y usuario.

También menciona que esta situación no nada más afecta a los gimnasios sino a todos, y aún más en la situación económica, y teme que algunos establecimientos de este tipo no resistan a este segundo golpe y tengan que cerrar definitivamente.

Nos compartió que, de la mano de otros colegas, buscan hacer una petición a las instancias de gobierno que correspondan para que los dejen seguir operando, y que están dispuestos a que se les haga una auditoría respecto a las medidas de seguridad y salud con las que cuentan en el establecimiento.

Por último, Arvizu Loya menciona la importancia de hacer ejercicio, tener una buena alimentación y crear buenos hábitos para reducir el riesgo de contraer una enfermedad como lo es Covid-19.