El día de ayer el obispo de la diócesis de Nuevo Casas Grandes, Don Jesús José Herrera Quiñonez, envió un comunicado, a través de la página de Facebook de la Diócesis, sobre las disposiciones que se tendrán a causa del regreso al color rojo en el semáforo epidemiológico por COVID-19.

En primera instancia se puede leer una bendición de parte de él hacia toda la población, también relaciona una cita del evangelio con la situación actual.

También menciona que a partir del viernes 23 de octubre las misas serán celebradas a puerta cerrada y que los fieles pueden participar en ellas a través de los medios digitales. Se suspenden todas las celebraciones de Bautismos, Primeras Comuniones, Confirmaciones, quinceañeras o aniversarios.

Los matrimonios solo se llevarán a cabo si los cónyuges están dispuestos a que se realice de modo privado, y sin fiesta de ningún tipo. En cuanto a la celebración de funerales de cuerpo presente se limite a la familia inmediata y no más de diez personas, también mencionó que se le solicitará a la familia el certificado de defunción y la causa del deceso.

Por último, informa que en la misa del día 02 de noviembre se pedirá por todos los difuntos, sin mencionar nombres de seres queridos. También exhorta a los fieles a unirse en la oración de “La Coronilla de la Divina Misericordia” a las 03:00 pm en el medio digital de cada una de las parroquias.