El Ejército tendrá bajo su resguardo la seguridad de las carreteras y aeropuertos del país, junto con otras labores de la Guardia Nacional, a partir del 1 de noviembre.

Para ello, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) creará la Dirección General de Carreteras e Instalaciones así como la Dirección General de Transporte Aéreo, que junto con otras tres divisiones contarán con 84 mil 450 elementos.

En un cuadernillo presentado al presidente Andrés Manuel López Obrador el 6 de octubre, la Sedena señala que asumirá el control operativo de las Coordinaciones Regionales de la Guardia Nacional a partir de la fecha señalada.

El documento, firmado por el titular de la Sedena, Luis Cresencio Sandoval, y dirigido al secretario de Marina, José Rafael Ojeda, recuerda que el jefe del Ejecutivo federal aprobó que el Ejército asuma el control operativo de las actividades que realiza la Guardia Nacional, entre ellas la vigilancia de infraestructura de transporte.

Las fuerzas armadas suman así una nueva encomienda del Presidente de vigilancia, luego de que en julio López Obrador asignó a la Secretaría de Marina el control de los puertos del país.

El documento señala además que la Sedena se encargará del reclutamiento y entrenamiento de los elementos de la Guardia Nacional para todas sus funciones.

La Guardia Nacional fue puesta en marcha en junio de 2019 como una corporación de mando civil para atender tareas de seguridad pública, y hasta este mes ha estado bajo la coordinación de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC).